LA PAPA MÁS BONITA

LA PAPA MÁS BONITA

Por: Adrián Mesa

    gestion@360periodismo.com 

“Tenemos en Tenerife la tradición depositada en la familia de los señores Bethencourt y Castro, de que las primeras papas nos las trajo del Perú don Juan Bautista de Castro, por el año de 1622; este señor las hizo sembrar en sus tierras de Icod El Alto, desde donde tan felizmente se ha difundido por todas las Canarias este alimento quesustenta en gran parte a sus moradores”.

Estas son las palabras con las que el escritor e historiador José de Viera y Clavijo documentó la primera plantación de papas bonitas en las Islas.

Este alimento, exportado desde la zona de los Andes, en Sudamérica, fue durante siglos el alimento básico de la población canaria y, a día de hoy, sigue formando parte de la gastronomía tinerfeña. La Unión Europea les otorgó el sello de Denominación de Origen Protegida (DOP) en 2012, siendo la producción de papas de Tenerife la primera en recibirlo.


Familias enteras han vivido de este tubérculo , siendo este un pilar fundamental para la dieta, por encima de cualquier monocultivo; a partir de la primera semilla plantada en el pueblo de Los Realejos, la papa bonita echó raíces en la tierra y la historia de la Isla, al menos, hasta los cambios económicos que trajo la globalización.


La competencia de las grandes empresas, dejó a los pequeños agricultores locales sin la posibilidad de vivir de su producción, produciéndose el abandono de la tierra y la desvinculación de las nuevas generaciones con ella. 

Vicente Anatolio Luis Domínguez, presidente de la Asociación de Cosecheros “La Papa Bonita” de Icod el Alto, cuenta que “mi padre antes vendía ciruelas en caja de 15 kilos, mientras se recorría los comercios de la zona. Yo me recorrí una vez las ventas del pueblo y no vendí ni un kilo. ¿Por qué? Por la influencia de las grandes superficies, que ha perjudicado a la agricultura local”.

 

¿Cuándo montaron la organización?

Llevamos 7 años ya. Empezamos en 2012, cuando decidimos montar una asociación para recuperar la semilla de la papa bonita, debido al problema de la polilla guatemalteca. Surgió en la típica situación: un bar, en el que discutes con un par de amigos, que si el gobierno no hace nada y demás; siempre la culpa la tienen los demás, pero nosotros tampoco hacíamos nada por lo nuestro. Entonces, decidimos quE era momento de moverse.


En principio eramos 10, ahora somos 8; aunque parezca muy sencillo, esto llevamucho trabajo. Nuestra idea original era la recuperación y promoción de la papa bonita y otros cultivos tradicionales, pero, ¿qué hacíamos con las papas que sobraban? Había que venderlas, así que nos convertimos en una SAT para poder comercializarla.

También financiamos la promoción, a través de gastromercados, y los costes de ir a las ferias de otras islas. Este año, incluso, íbamos a ir a Madrid Fusión, pero no teníamos cosecha para llevar; a veces la gente no se da cuenta de que esto cuesta dinero, e, igualmente, se beneficia todo el pueblo.
Esperamos que salga más gente joven que siga con esto, viviendo de ello y que, así, tengamos un buen relevo, sobre todo, necesitamos gente más preparada.

Nosotros hemos aprendido muchas cosas, desde que formamos la Asociación, que antes desconocíamos. Nos ha servido, además, para deshacer mitos que creíamos ciertos.

 

¿Cómo han recuperado las semillas?

En un principio, teníamos, los que organizamos esto, la Ojo de Perdiz, la Azucena negra y la Blanca. Yo tenía, además, algunas semillas de Bonita Negra y, poco a poco, fuimos buscando a otros agricultores de las islas que también guardan semillas. 

Yo llevo sembrando papas toda la vida, pero dedicarte en exclusiva para aprender y mantener la papa es muy distinto. Y es lo que nos ha dado la asociación: más conocimiento del que teníamos y que se había perdido. El CCBAT es un centro de recuperación de semillas del Cabildo de Tenerife que nos ha ayudado mucho, sobretodo uno de sus técnicos: Domingo Ríos.

 


¿Cuántas variedades de papas bonitas existen?

En Perú hay hasta unas 4000 variedades. Aquí trajeron las que ahora se conservan desde esa época; dentro de Denominación de Origen, que nos concedieron hace 6 años, hay 29 variedades de papas bonitas. La que más tipos tiene es Tenerife y después La Palma, aunque también hay algunas semillas que estamos tratando de recuperar de Lanzarote y El Hierro.

Vicente Anatolio Luis Domínguez, Presidente de la Asociación de Cosecheros de la Papa Bonita de Icod del Alto. Fuente: Foto cedida
 

¿Cómo obtuvieron ese sello?


La Asociación de Papas Antiguas de Canarias fue la que solicitó, en 1995, la Denominación de Origen Protegida (DOP) ‘Papas Antiguas de Canarias’ y, cuando Bruselas la concedió en 2012, nos pasaron el relevo a nosotros para continuar con su promoción y desarrollo. Las Papas Bonitas pasaron a llamarse Papas Antiguas de Canarias porque no se podían englobar todas como “Bonitas” ya que existen varias
Bonitas, varias Azucenas, varias Borrallas, varias Pelucas, etc.

De momento, nosotros somos los primeros productores-comercializadores de papas con la DOP. Para darse de alta en ella hay que seguir estrictamente su pliego de condiciones y que se puede encontrar en el ICCA (Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria) o en nuestra asociación.

 

¿Qué importancia tuvo la papa bonita para el desarrollo del pueblo y de las Islas?


Y del mundo. La papa bonita ha matado mucha hambre alrededor del mundo, y, sobre todo, en Canarias. Por eso, la seguimos sembrando. Ocupaba la despensa de todas las familias; porque duran seis meses, al contrario que otras variedades que solo aguantan dos o tres, entonces muchos agricultores se guardaban lo suficiente para pasar el año y vendían el resto.


Así que, no solo servía como intercambio, por pescado o por higos en el sur, sino que era el sustento principal de las familias. Además, también servía para alimentar a los animales. Una cosecha de papas bonitas suministra tubérculos de todos los tamaños, por tanto, se podían clasificar según el uso que le dieras, e, incluso, tenía propiedades medicinales contra la enfermedad del escorbuto.


Hubo una época, incluso, en que la Inquisición estuvo tras ella porque decían que era pecaminosa, que conducía al pecado porque era afrodisíaca. A pesar de sus detractores, el grado de importancia en la sociedad canaria se nota al ver que, en toda comida familiar, siempre ves un plato de papas bonitas.

 

¿Que cambió la globalización para los pequeños agricultores?


Supuso la introducción de otros tipos de papas, que han llevado a desechar la nuestra, ya que tienen una mayor productividad y menores costes. Al necesitar 3 meses para crecer, obtienes una cosecha mayor y más rápido, por tanto, se vende más barata.


Lo que supuso, a su vez, es un deterioro de nuestra cultura y, asimismo, de nuestra forma de cultivar. Pasamos de una papa de gran calidad a otra de menor, pero más fácil de obtener, debido a que los grandes se han empeñado en competir con cantidad.


Nosotros, sin embargo, debemos competir con calidad porque nuestros terrenos son más pequeños que los de esas empresas que recogen toneladas de papas; cuyo coste puede oscilar entre los 10 y 20 céntimos por kilo. Mientras que la bonita suele estar entre los 1,40 y 2 euros. Es mucho más costosa, pero, ahora se está reconociendo más por parte de esferas de la alta cocina.


La pena es que nos estamos quedando sin papas por la polilla guatemalteca. Antes estaba la polilla de siempre, la que sabíamos cómo eliminar; hasta 1999, cuando apareció la guatemalteca.  El Gobierno de Canarias no actuó a tiempo, creyendo que no iba a hacer tanto daño, pero se extendió.

El problema actual no es solo ese, sino que las Islas están en cuarentena, lo que impide la exportación de papas bonitas hacia fuera; la polilla llegó, incluso, a Galicia, donde hicieron un control más fuerte.
Es muy insoportable el bicho ya que ni con veneno se puede matar.

La otra polilla, afectaba más a las papas, pero la guatemalteca va bajo tierra y se introduce en la papa cuando está tuberizando, es decir, cuando empiezan a nacer los tubérculos. Lo único que se puede hacer contra ella son las buenas prácticas agrícolas, sembrar las papas más hondo y recogerlas todas, ya que si dejas algo en la huerta la polilla se va alimentando de eso hasta que llega la nueva cosecha.

 

¿Y qué hicieron las instituciones?


En un principio, como te dije, el gobierno no se lo tomó en serio. El Cabildo de Tenerife es el que más implicado ha estado en este problema, haciendo pruebas con nuevos venenos y demás pero a nosotros lo que nos da resultado son las buenas prácticas.

También es verdad que nos engañan con los venenos, todos los años sale al mercado uno nuevo pero no sirven de nada. El Cabildo también desarrolló una feromona que atrapa al macho de la polilla, para dificultar su multiplicación; y el año pasado, junto con la Universidad de La Laguna, se estuvo haciendo un experimento con una muestra de insectos depredadores de polillas.

Por el muelle de Santa Cruz sigue entrando de todo, tanto alimentos como plagas; la polilla pudo haber entrado por ahí, por el aeropuerto o pudo ser introducida adrede. Yo ya no sé ni qué pensar. Y en referencia a la competencia con los productos de fuera, no veo suficiente control en las frutas y otros productos de la tierra.

Esta es una tierra bendita, donde se pueden obtener variedad de frutos, sobre todo los tropicales, por eso, durante siglos, fue un banco de pruebas de diferentes cultivos. Así, siempre predominaba el monocultivo y, a pesar de ello, la papa perduró, sobre todo en esta zona; Icod el Alto es un sitio en el que, a pesar de todo, la gente sigue sembrando su papa bonita.

 

¿El ayuntamiento de Los Realejos ayuda?


El local es del ayuntamiento. Una parte del local es cedida y otra está sujeta a un canon mensual que a veces se nos hace cuesta arriba, pero nos lo ha impuesto el ayuntamiento por constituirnos como una Sociedad de Transformación (SAT).


Piensan que estamos ganando un montón de dinero con la actividad y lo que hacemos es invertir en la Asociación para seguir promocionando el producto y ayudando al agricultor, facilitando su trabajo con maquinaria que hemos fabricado nosotros. No se dan cuenta de la labor que estamos haciendo, reinvirtiendo en el futuro de la papa y del municipio.

Hay ayuntamientos a los que no pertenecemos que nos han dado más ayuda que el de Los Realejos; las instituciones están más pendientes de otros sectores que del primario y todos los políticos deberían vigilarlo bien porque es, al fin y al cabo, el que te da la comida. 

 

También tratan de mejorar los cultivos…


Experimentamos con la polilla guatemalteca. Hemos probado con ozono para matarla en almacén. Una empresa de Güimar nos llamó para probarlo y nos ha dado cierto resultado, no solo mata a la polilla sino que permite a la papa conservarse mejor, aunque, aún seguimos haciendo pruebas.

 

¿Colaboran con el sector de la hostelería?


Los gastromercados los utilizamos para acercarles lo nuestro. Este año hemos hecho cuatro, junto con Juan Carlos Clemente e Isidoro Álvarez, cocineros de renom-bre. Además tenemos otros productores locales que nos suministran otros alimentos, como la miel, el queso, el vino. Nuestra intención es promocionar el producto local y el lugar de origen.

Así, a través de la cultura de la papa, buscamos una forma de promocionar el pueblo. Comercializamos papas antiguas en varios hoteles, en 3 grandes superficies y en varios restaurantes que comienzan a valorarla y ofrecerla como algo excepcional. Están muy contentos con nosotros porque le abastecemos con calidad.

 

¿Sus objetivos a largo plazo?


El objetivo principal es que los pequeños agricultores podamos vivir de la papa bonita, que esta se conserve y se siga promocionando. Mas a largo plazo, nuestra idea es, como estamos en el primer lugar donde se plantó, fundar una Casa de la Papa en
Icod el Alto.

Hay en otros sitios, en Alemania, por ejemplo, hay un Museo de la Papa, donde, con las papas sobrantes, hacen bolsas, vasos, perfumes, cremas y licores. Esa seria una forma de darle salida, transformándola. Yo creo que la papa bonita tiene muchas posibilidades.

 


¿Cómo afrontarán el futuro?


Tenemos el sello de denominación de origen que ayuda bastante. Desde mi punto de vista, prefiero que quiten las subvenciones para competir todos al mismo nivel. Aunque yo también las recibo, pero para las otras variedades de papas hay una subvención de 30 céntimos por cada 100 mil kilos.

Lo que no tienen en cuenta es que conseguir tantos kilos de papas bonitas es más difícil, porque da menos cantidad que la otra. Lo bueno sería que lo equipararan, pero las subvenciones están hechas para las grandes fortunas.

 

 UN MILAGRO EN EL PÁRKING

UN MILAGRO EN EL PÁRKING

Texto: Javier Gomes/ Imágenes: Rita Robaina

    gestion@360periodismo.com 

Víctor Hubara, Diego Lupi, Amanhuy Cala y Carlos Padrós. Cuatro artistas que decidieron crear un proyecto nada más salir de la Escuela de Actores de Canarias. Abubukaka fue su nombre y el Café 7, de La Laguna, su nacimiento de cara al publico. En 360 nos hemos querido citar con el grupo y conocer sus experiencias dentro y fuera de los escenarios.

Parecía que los gritos al cielo (oficialmente plegarias) obraron el milagro de cancelar la blasfemia que estaba a punto de acontecer. Cierto es que en la Tierra algunos concejales contribuyeron a que no se produjese la ofensa al Santísimo Cristo. 

«Cartel promocional de un espectáculo de Abubukaka |Imagen: Abubukaka»

Gracias a Dios y a los propios miembros de Abubukaka, la obra que cuestionaba la Sanidad Publica, poniendo a Jesús como un mortal paciente que sufría el colapso de las listas de espera, no se presentaría en las fiestas del Cristo, sino en un aparcamiento de la trasera de los juzgados (algunas voces también clamaron por la justicia terrenal).

La lluvia que amenazó con cancelar la actuación sacó la sonrisa a cuatro personas que en lateral de los aparcamientos rezaban bajo los paraguas pidiendo parar la ofensa inminente.

«Puede que haya alguna que otra fase en la que nos burlemos de Cristo, pero somos libres de hacerlo», comentan los miembros de Abubukaka semanas después del evento, mientras se discutía el objetivo del sketch. Frases como «mi madre, esta tarde cayo la de yo» o «que sea lo que yo quiera» fueron algunas de las preferidas por los asistentes. 

«Mientras creamos, no solemos pensar en la repercusión que tendrá la obra», afirma Hubara. No obstante, el grupo admite que al crear la obra pensaron «como hagamos esto en las fiestas del Cristo se va a armar».

La incertidumbre reinó durante los minutos previos al acto. Los chubascos caían de forma intermitente, lo que provocaba dudas de si podrían actuar o no. Hubo unos instantes en los que la importancia y la resignación eran latentes, tanto para Abubukaka como para sus fieles. Pero en el guion no se estableció que el culebreen terminara de tal forma.

Faltaba lo que es, para cualquier virtuoso que se suba a la palestra a entregar su arte, lo más importante: el apoyo del respetable.

Aún con las sillas empapadas del aguacero recibido durante las últimas horas, un grupo de unas quince personas se acercaron al escenario. Con toallas, servilletas, paños y demás utensilios trataron de secar los asientos mientras se refugiaban con los paraguas. Acto que tuvo que conmover a alguna deidad porque como si de una recompensa se tratara, la lluvia amainó.

«Vamos a salir ahí a darlo todo. No sabemos si volverá a llover o no, pero lo que han hecho por nosotros es increíble y se merecen la mejor actuación que podamos ofrecer», comenta Diego Lupi antes de subirse al escenario. Era el momento de dejar las emociones atrás. Salieron a entregarse en cuerpo y alma a un público que los esperaba con el calor que no aportaba el clima.

 
Sus inicios

Once años antes del Cristo, un 23 de noviembre de 2006, Abubukaka realizó su primera actuación. Carlos explica que él, Amanhuy y Diego estaban en la misma clase, mientras que Víctor se encontraba dos cursos por detrás «debido a su retraso», indica entre risas. 

Al terminar la carrera, no quisieron esperar a que nadie lo llamara y trataron trabajar de forma independiente. Prepararon una serie de textos para el Café 7, donde estrenaron su primer espectáculo.

«Nosotros tratamos lo que esté de actualidad», comenta Amanhuy. Comenzaron siendo una especie de periódico mensual donde hacían noticias de lo que ocurría en la sociedad. Víctor explica que mezclaban lo absurdo con música, obteniendo así una sátira política que resultó divertida para sus espectadores desde que empezaron. Diego lo define como una «lectura humorística de lo que repercute en la sociedad». 

Cuando comenzó la actuación ya no quedaban asientos disponibles. La gente rodeaba de pie la zona de los espectadores y aplaudieron de forma unísona la entrada de los actores.

Diego con su alegría habitual y un tono de voz siempre animado, aseguró y gritó al cielo al entrar que «hemos venido a la I edición de las fiestas del parking con un único objetivo: armarla». La gente se puso en pie ante una entrada marcada por un ritmo novelero y festivo.

 

Diego: «Hemos venido a la I edición de las fiestas del parking con un único objetivo: armarla»

 

El estallido de júbilo llegó minutos después con la entrada de Víctor disfrazado de Cristo. El personaje que mostraba heridas marcadas por la cruz, se quejaba de las eternas listas de espera: «Llevo más de dos mil años esperando».

Los otros dos pacientes (Horacio Nelson y Aquiles, interpretados por Carlos y Diego, respectivamente) discutían junto al santísimo por quién debía ser atendido antes. El colmo llegó cuando apareció un dinosaurio exigiendo también entrar en la sala, lo que provocó el asombro y las carcajadas de los asistentes.

 

¿Por qué decidieron utilizar esos personajes?

«Cuando elaboramos los sketches ponemos unas cuantas temáticas en la pizarra. En este caso escogimos la sanidad. Pensamos cómo abordarlo y dijimos ‘oye, y si colocamos a tres viejo para interpretarlos’, y claro, ahí escogemos a los que se nos ocurra. Está claro que uno de los más jugosos es Cristo. No es por ofender a nadie, sino porque es de lo más famosos. Al final se trata de utilizar la cultura popular; hacer referencia a personajes u objetos con los que la gente se identifique o conozca», exponen.

La obra prosiguió y el clima respetaba la actuación. No había vuelto a llover, ni lo haría durante el resto del espectáculo. Diego, con su don para la interpretación en verso, ofreció una escena que combinaba una historia de amor con fragmentos de las canciones del momento. 

El público estaba rendido a la versatilidad de los componentes de Abubukaka para cambiar completamente el físico y la personalidad de un personaje a otro.

Dos de los integrantes de Abubukaka
Dos de los integrantes de Abubukaka. 

«Todos tenemos claro el rol de cada uno en la compañía. Buscamos el acomodo para todos y funciona si se encuentra la armonía entre los componentes». explica Diego. Amanhuy matiza que también les sirve conocerse bien entre ellos porque de esta forma saben que papel le viene bien a cada cuál y qué les puede aportar a cada compañero en el conjunto de la obra. «Uno puede tirar más de un estilo, otro de otro…», aporta Víctor.

Sin embargo, para ellos la apariencia no es lo más importante sobre el escenario. «Nosotros, que hacemos una especie de comedia épica, siempre tenemos un discurso claro de trasfondo», explica Carlos.

Pueden cambiar los personajes, pero no así sus ideas y pensamientos, que al final y al cabo es lo que buscan plasmar. «Siempre será más importante el discurso que el propio personaje en Abubukaka», concluye Diego.

 

Bueno, quería preguntar sobre la censura en España

«¡No puedes!» Exclama Diego con un gesto serio que enseguida toma por una carcajada involuntaria.

 

¿Creen que se impone en todos los ámbitos por igual o solo actúa cuando se ataca sobre una ideología predominante?

«A la censura le hemos hecho ya dos campañas de publicidad muy buenas. No creo que la ideología predominante en España sea fascista , pero sí creo que hay una mayor cercanía hacia el fascismo en España que hacia ella comunismo bien practicado. De hecho ya vimos hace poco cómo permitían cantar el Cara al Sol en las calles de Madrid. Se permite más esas cosas que si por ejemplo dices que vas a formar un Soviet. Así que respondiendo a tu pregunta, creemos que sí. Por ejemplo con la religión».

La I edición de las Fiestas del Parking se acercaba a su final y Abubukaka seguiría con su sátira política hasta la conclusión. A ritmo de Bohemian RhapsodyCarlos comenzó entonando al más estilo Mercury una canción dedicada a los medios de comunicación.

Trataron temas que aborda continuamente la prensa como la situación de Venezuela y la crisis de los refugiados, pero no se olvidaron de mencionar a ETA, el día de la Hispanidad y las revueltas que se producen en las manifestaciones, entre otros. El mensaje, obvio; los medios desinforman.

Amanhuy quiso comenzar la despedida agradeciendo al público haber llenado los aparcamientos y permanecer durante el espectáculo, pese a las amenazas constantes de la lluvia y el frío lagunero.

Invitó a que La Laguna sea una ciudad «donde todos podamos ejercer nuestro pensamiento, ideología y creencia libremente», a lo que el respetable respondió con un sonoro aplauso. Abubukaka finalizó la velada haciendo lo que mejor saben; cantar y reír. Amén.

  MICHELLE ALONSO. MÁS QUE UNA DEPORTISTA

MICHELLE ALONSO. MÁS QUE UNA DEPORTISTA

 Por Laura Conde

    gestion@360periodismo.com 

Nadadora de competición española, ha sido apodada por los medios de comunicación como “La Sirenita de Canarias”. Numerosos son los títulos, premios y medallas que ha logrado esta joven de 23 años con discapacidad intelectual. Pero aparte de ser una gran deportista, ¿quién es Michelle Alonso?

 

¿Cómo fue tu infancia?


“Fue bastante tranquila. Lo que recuerdo son cosas que me ha contado mi madre, muchas anécdotas divertidas”.

Desde pequeña siempre has estado en una piscina

“Empecé muy niña, con 7 años y, como casi todos los niños, por recomendación médica”.


Michelle padecía problemas de espalda. Ella no era consciente de que,
lo que comenzó siendo una actividad beneficiaria para su salud, acabaría siendo lo que es hoy: su vida.


Además de la natación, ¿has hecho algún otro deporte?


“Sí. Hice patinaje, baloncesto y ballet. Todos estos deportes los realicé en el colegio como actividad extraescolar”


Describe cómo fueron tus años en el colegio y en el instituto


“Fue muy dura. Tanto por las clases, como por las tareas, exámenes y los profesores y compañeros. No me aceptaban y a mí me costaba adaptarme”.


Ella asegura que las dificultades de su día a día se magnificaban en loscentros de enseñanza, ya que no obtenía el apoyo necesario. Además sufría acoso de aquellos compañeros que no entendían su discapacidad.

 


Actualmente, ¿estudias o realizas alguna actividad profesional?


“La natación es mi trabajo. Realmente, no tengo tiempo para otra cosa. Ahora me dedico al cien por cien al deporte, ya que entreno siete horas diarias de lunes a sábados y, en ocasiones, los domingos también”.

 

En el poco tiempo que tiene libre, a Michelle le gusta salir con su mejor amiga, Yudit, ver series animes y estar con sus mascotas. Además, se considera una gran fan de Harry Potter y coleccionista de las cosas que realmente le gustan.

 


¿Has tenido, a lo largo de tu vida, dificultades en tu día a día?


“Por desgracia, sí. Primero en el colegio, después en el instituto y realmente, a casi todos los lados a los que iba”.

 

Títulos de Michelle Alonso
Títulos de Michelle Alonso

 

¿Consideras que tu discapacidad ha sido un obstáculo?


“Sí. Sin embargo, ahora me muevo en un “mundo” donde me aceptan como soy”.


Su “mundo” son sus compañeros de pasión, los nadadores del Club Ademi Tenerife. Un club que considera que “ser una persona con discapacidad no significa haber perdido capacidades, sino tener otras. Lo importante es  aprovechar estas capacidades y en el deporte esto es lo fundamental”.

 

A través de tus experiencias, habrás percibido la imagen que la sociedad tiene de los discapacitados…


“Hay de todo, pero ciertamente la mayoría nos tratan de “pobrecitos”. Siempre nos están catalogando o etiquetando, eso es muy duro”.


A pesar de su discapacidad intelectual y, aunque le cueste, ella es capaz de realizar muchas cosas de manera propia. Recalca que es una persona más y que ella, como todos los que tienen discapacidad, deben ser tratados con igualdad, pues no son “pobrecitos”.


¿Ser mujer ha sido un obstáculo?


“Sí, pero un obstáculo no sólo para mí. Las mujeres tenemos que demostrar siempre que valemos para hacer cualquier cosa”.


¿Crees que existe la discriminación?


“Sí, y se ha convertido en algo evidente. Nunca será suficiente el esfuerzo para conseguir la igualdad deseada”.


¿Cuál es la fórmula para luchar contra la discriminación?


“Trabajo diario. Cosechar éxitos y experiencias para demostrar que yo puedo hacer lo que me proponga”.


¿Tienes en mente algún proyecto futuro?


“Trabajar duro para mantenerme en forma y no lesionarme para ir a las Paraolimpiadas de Tokio 2020”.


¿Qué has logrado en natación?


“Creo que he llegado a lo máximo, pues he logrado muchas cosas, pero no lo pienso, parece que no soy yo. Yo solo trabajo, avanzo e intento mejorar”.


¿Piensas que debe haber más ayudas sociales para la gente que lo necesita?


“Por supuesto, hay muchísima gente que no recibe ningún tipo de ayuda y quien tiene la suerte de recibir alguna ayuda, es mínima”.


¿Crees que se le debe dar más importancia al deporte adaptado?


“Sí. Solo se le suele dar importancia cuando hay alguna victoria, título o medalla significativo. Realmente esto pasa con todos los deportes minoritarios o a los que menos importancia se les da, porque sobre el futbol se habla de cualquier cosa”.


¿Quiénes te ayudan en tu día a día?


“Mi familia, mis compañeros, mi amiga y compañera de fatiga Yudit y, por supuesto, mi entrenador Guada, ya que sin él no estaría donde estoy”.

 María José Guerra: «El feminismo hoy significa poder respirar, tener libertad, salir a la calle y no sentir miedo»

María José Guerra: «El feminismo hoy significa poder respirar, tener libertad, salir a la calle y no sentir miedo»

Por Janire Alfaya

    gestion@360periodismo.com 

María José Guerra Palmero es profesora titular de Ética y Filosofía Política de la Universidad de La Laguna, donde ha dirigido las dos ediciones del Máster en Estudios Feministas, Políticas de Igualdad y Violencia de Género. Asimismo, es la subdirectora de Doctorado en la academia y presidenta de la Red Española de Filosofía. Ha publicado numerosos artículos y libros individuales y colectivos de los que destacan: Mujer, identidad y reconocimiento. Habermas y la crítica feminista (1998); Teoría feminista contemporánea. Una aproximación desde la ética (2001); e Intervenciones feministas. Derechos, mujeres y sociedad (2004). En 2017 coordinó junto a Genoveva Roldán y Nancy Pérez Las Odiseas de Penélope. Feminización de las migra- ciones y derechos humanos (México, UNAM). Sus múltiples líneas de investigación incluyen la teoría ética y política contemporánea, el feminismo y las éticas aplicadas.

 

A día de hoy ya son más de 1.000 las mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2003. Se trata de una cifra que enciende las alarmas sobre las conductas machistas y cuestiona cuál es la línea roja de la violencia de género. Para María José Guerra es un problema arraigado en el que “el asesinato es la última fase, pero suele estar precedido por una historia de malos tratos de todo tipo”.

El 4 de diciembre de 1997, Ana Orantes acudió a una televisión para denunciar las agresiones que su marido había ejercido sobre ella y sus hijos durante su relación. Dos semanas más tarde él la quemó viva. Ahora, 20 años después, se entiende que su caso fue un punto de inflexión para el debate público.

“A partir de ahí se consolidó un gran esfuerzo por parte del movimiento feminista de visibilizar una cuestión que ya sabíamos que existía, pero en torno a la cual, por ejemplo, los medios de comunicación eran absolutamente insensibles. Hablaban de los asesinatos como crímenes pasionales”.

La respuesta del Gobierno de Zapatero llegó en 2004 con la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, considerada como un “hito” por Guerra dada la tardía organización en Europa para articular el marco de indicadores en esta materia.

Sin embargo, todavía destacan las resistencias que imposibilitan la concienciación y sensibilización. “Lo más importante es la prevención, y la prevención tiene que ver con la educación. Yo diría que las últimas leyes educativas, sobre todo la LOMCE, han restado espacio para tratar la igualdad entre hombres y mujeres”.

Además, apunta al 2017 como un año revelador en el que las agresiones sexuales y el acoso han estado notablemente manifiestos en la agenda pública.

En Estados Unidos saltaba el escándalo en Hollywood, la meca del cine en la que decenas de actrices han padecido el acoso. En España, el movimiento «La caja de Pandora» une las artistas que muestran tolerancia cero frente a la desigualdad y a la violencia. “La mirada siempre ha sido la de ellos hacia nosotras. Ahora somos nosotras las que tenemos que conseguir mirar, ponderar y juzgar contra los muros del silencio, porque los abusos son intolerables”.

Guerra denuncia la complicidad social (que de ende a los agresores y pone en cuarentena el testimonio de las víctimas) como uno de los asuntos más preocupantes en la actualidad. Así, plantea que el cambio de mentalidades es necesario para transformar el histórico sentido común, la normalidad, machista.

 

La complicidad social está presente en los últimos casos de agresión sexual que se han hecho públicos… ¿existe una cultura del encubrimiento y la justificación?

“Sí, el término es cultura de la violación. Y, efectivamente, lo estamos comprobando. 2017 ha sido un año que quedará para la historia porque se han destapado varias cosas.

Sabíamos y sabemos que hay múltiples ámbitos, como el laboral, donde hay muchas presiones a las mujeres en lo relativo a su sexualidad. Es decir, es la utilización del poder (que puede tener un jefe o un colega) para insistir y forzarte, y, si no, expulsarte incluso del mundo del trabajo.

Por eso, es un tema que no solo tiene que ver con violencia, sino también con igualdad. ¿Cómo nos vamos a integrar si hay presiones y complicidad hacia ese tipo de conductas? O se minimizan, o se banalizan; con lo cual queda totalmente violentada y vulnerada la dignidad de las personas, la dignidad de las mujeres”.

 

¿Qué ámbitos deberían fortalecerse para deshacer el machismo?

“Yo señalaría como fundamental a los medios de comunicación. Todavía en este ámbito hay mucha resistencia. También las instancias policiales y judiciales, que en ocasiones minimizan y no tratan a las mujeres como ciu- dadanas.

El que no se nos crea a las mujeres, que parezca que tenemos una falta de credibilidad, nos remonta a tiempos pasados donde, efectivamente, las palabras de las mujeres no tenían ningún valor. Ha costado mucho ser sujeto político, sujeto de derechos y que se reconozca nuestra libertad y nuestra autonomía para que siga pasando esto.

 

A estas alturas necesitamos ya mismo una revolución cultural, una revolución de las mentalidades.

 

Se trata de múltiples aspectos, como la educación, en los que es importantísimo tener respuestas y una estrategia de fomento de la igualdad, porque nos estamos dando cuenta de que hay mucha gente que vive en el prejuicio.

También continúa alimentándose una maquinaria en los medios de comunicación donde se naturaliza la desigualdad entre hombres y mujeres, incluso se normaliza la violencia contra ellas. Y ahora, a estas alturas, necesitamos ya una revolución cultural, una revolución de las mentalidades.

Se trata de un problema muy complejo que tiene muchas caras. Yo también diría que quizás las alertas están sobre todo en el Estado de Derecho. Seguimos siendo ciudadanas de segunda en lo que respecta a las cuestiones de violencia, y este año, especí camente, a las de violencia sexual”.

 

No obstante, ¿se están expandiendo las corrientes feministas que se llevan gestando décadas?

“Yo lo veo como un avance civilizatorio y con fundamento opino que “o feminismo o barbarie”. Si no existe igualdad entre hombres y mujeres, nuestras sociedades no pueden considerarse modernas sino casi feudales (el acoso sexual en el trabajo se parece al derecho de pernada del jefe).

Si hay una revolución importante en el siglo pasado y en este que está arrancando, esa revolución es la de las mujeres. Solo hay que analizar la propia genealogía familiar para ver las posibilidades que tienen las nuevas generaciones de mujeres.

Para ver cómo se han quebrado las pautas de dominación, la subordinación, la falta de libertad. Es crucial lo que el feminismo ha traído consigo para la Historia de la Humanidad”.

 

Usted habla de una revolución…

“Creo que llevamos mucho tiempo inmersos en una revolución, desde hace siglos. Esto empieza con la Ilustración, al reclamar los derechos políticos, después el derecho al voto, los derechos reproductivos… Esto viene de lejos, pero sí que estamos en un momento de intensificación.

El feminismo ya es una realidad transnacional, muy plural, y que afecta a todas las partes del mundo. El feminismo hoy significa querer poder respirar, tener libertad, poder salir a la calle y no sentir siempre miedo. Exige derecho al trabajo y una igualdad de condiciones respecto a tus compañeros varones. Es una cuestión vital, básica.

Resulta fundamental que cada vez lo entienda más gente. Yo creo que sí se están produciendo cambios, pero también hay unas fuerzas reaccionarias que se oponen y que están siendo alimentadas por la crisis económica. Estamos en un momento muy complicado, pero sí veo que hay una vitalidad enorme y que las mujeres jóvenes están muy hartas, no se resignan ya a sufrir la desigualdad y la violencia, ni al silencio”.

 

¿Quién tiene que ser objeto de esta transformación?

“Todos, mujeres y hombres. Todavía son una minoría los hombres que reaccionan positivamente. Normalmente, la primera forma de reaccionar es: “no todos somos así”. Por supuesto que no todos son así, pero eso no signi ca que no sea también su problema vivir en una sociedad desigual que muestra un elevado grado de complicidad con la violencia. Es como decir “esto no tiene nada que ver conmigo”.

Claro que tiene que ver con todos, y eso es asumir una responsabilidad social, porque todos desempeñamos papeles en nuestro puesto de trabajo, en las instituciones en las que estamos, con nuestras opiniones en la esfera pública…

Los más implicados están trabajando en eso que se denomina “nuevas masculinidades”, alternativas a esa masculinidad tradicional que se re eja en el dominio, en el bloqueo de las emociones y en la incapacidad para la empatía. Hay hombres por la igualdad y hombres contra la violencia de género que ya se están organizando. También hay voces masculinas en este sentido en los medios de comunicación, pero son minoría.

Hay que cambiar, la transformación ahora también es relativa a los hombres. Yo creo que hay varias respuestas. Hay un sector de hombres a quienes esto les mueve demasiado el piso y no quieren afrontarlo. Y, entre los jóvenes, hay una minoría que se declara aliada del feminismo, pero también muchas respuestas que podemos llamar “neomachistas”, de volver a a rmar ese tipo de modelo masculino ligado al dominio y a la violencia”.

 

Primero éramos brujas, luego histéricas… Hay toda una generación sobre el odio a la feminista.

 

En este sentido, ¿se trata de una regresión generacional?

“Esta cuestión está aún por decidir, pero hay un elemento muy poten- te de tensión. No sabemos si la sociedad va a progresar hacia más igualdad o si va a retroceder hacia una consolidación de las pautas tradicionales de desigualdad. Yo creo que existe un ámbito enorme de tensiones, de acciones y reacciones.

En cuanto al feminismo, se suele hablar de “olas”, hay momentos en los que avanzas, en los que consigues derechos; pero también hay etapas de retroceso. ¿En qué momento estamos? Es muy difícil hacer un juicio sobre el presente. Hay fuerzas reactivas y hay fuerzas activas a favor de la igualdad y en contra de la violencia.

¿Cómo se va a resolver esto? Necesitaremos décadas para analizarlo. Pero, por ejemplo, los años 90 del siglo pasado fueron una época de avances en el ámbito internacional.

La siguiente década también. No obstante, parece que a partir de la crisis económica (que genera precariedad, incer- tidumbre) hay un sector de la población que dice “vamos a volver a unavisión tradicional sobre los sexos, vamos a atrincherarnos en los viejos valores” y surgen los fundamentalismos religiosos.

Todavía no lo podemos saber, pero yo creo que el movimiento social que políticamente le está dando respuesta a esta emergencia de la ultraderecha es el feminismo, lo veo con más claridad que otros movimientos que creo que tienen ahora menos empuje.

La lucha por la igualdad y contra la violencia son dos elementos muy centrales que tienen muchísima movilización, tanto en nuestro país como en otros países”.

 

Surge también una dialéctica que desvirtúa el movimiento feminista, como son las expresiones feminazi o hembrismo. ¿Cómo se construyen estos términos?

“Cuando las sufragistas pedían el voto para las mujeres se montaron hasta cuarteles generales contra el voto de la mujer. El antifeminismo es tan viejo como el feminismo, y siempre busca caricaturizar y estereotipar. Primero éramos brujas, luego histéricas… Hay toda una genealogía sobre el odio hacia la feminista. Son guras de odio.

No es nada nuevo. Se trata de presentar el feminismo como algo aterrador para que las propias mujeres lo rechacen, esa es la estrategia. Hay un estereotipo brutal que entronca con la bruja, con la histérica, con la solterona, esta idea de que las feministas tienen que ser feas… Todo un imaginario negativo, caricaturesco. Yo creo que actualmente también hay mucho humor feminista que lo está, a su vez, caricaturizando.

 

Las fuerzas neomachistas, ligadas al auge de partidos de ultraderecha también están desatadas. La situación es explosiva.

 

En cuanto a la palabra «feminazi», se trata, sobre todo, de una ofensa a las víctimas del nazismo. Y esto es tremendo, porque los que la utilizan están banalizando lo que fue un genocidio de millones de personas.

Se suman también todas las dinámicas del negacionismo: “no hay violencia”, “no hay desigualdad”, “las mujeres asesinan a los hombres tanto como los hombres asesinan a las mujeres”. Puras mentiras odiosas. Dan ganas de reír por no llorar”.

 

Los asesinatos y el maltrato son la cabeza visible del machismo y la desigualdad. No obstante, hay muchos otros tipos de violencias…

“Se acuñó la expresión “micromachismos” (que está siendo también muy discutida). Lo que pasa es que algunos micro ya empiezan a parecer macromachismos por su obstinación. El paternalismo, por poner un ejemplo, es algo que vivimos las mujeres que ya tenemos una trayectoria. En la política, en la Universidad, siempre eres considerada como “la chica”, por muy catedrática que seas. Una asignatura pendiente es el recono- cimiento del talento y los logros de las mujeres.

Se han modelado las mentalidades para no reconocer o pasar por alto el valor de las mujeres. Se prefiere a un hombre mediocre que a una mujer preparada. Es algo que hemos vivido en tantos ámbitos… Fíjate en el presidente de los Estados Unidos. Es muy complicado erradicar este tipo de mentalidades. Por eso, gran parte de la batalla, de esta lucha, es cultural.

Tenemos que cambiar, incluso, la dirección del sentido del humor. Porque el sentido del humor y el mismo sentido común han sido cóm- plices de los sistemas de dominación. El machismo lo ejercemos mujeres y hombres, porque todos estamos educados en ese tipo de patrones que asignan determinados valores y que “desvalorizan” lo femenino y lo vuelven risible”.

Consulta el reportaje completo: Mujeres

  DAVID PADRÓN: «¿Cuántas personas se interesan por saber las causas de la crisis?»

DAVID PADRÓN: «¿Cuántas personas se interesan por saber las causas de la crisis?»

 

Janire Alfaya @JanireGlez

    gestion@360periodismo.com 

David Padrón Marrero es doctor en Economía y profesor en la Universidad de La Laguna. Además, es autor de diferentes trabajos de investigación como el informe Desigualdad, pobreza y cohesión social en Canarias. Análisis de su incidencia y distribución entre la población canaria, que vio la luz en 2016. En esta entrevista, el docente nos habla sobre la realidad precaria que vive el Archipiélago, una situación que según afirma se viene gestando desde la década de los 90 con el distanciamiento económico de las Islas respecto al conjunto nacional y que se ha visto potenciada por la virulenta crisis de 2008.

 

¿La pobreza en Canarias se debe a la crisis nacional o a los factores determinados de la economía del Archipiélago?

Lo que sí conviene aclarar desde un primer momento es de qué hablamos cuando discutimos sobre cuestiones de pobreza en un país como España o en Canarias. Lo que tenemos que desterrar es que estemos hablando de la pobreza que normalmente uno podría entender que se da, por ejemplo, en los países del África subsahariana. En los países desarrollados, ese tipo de pobreza, que en la literatura se conoce como “pobreza absoluta”, la incidencia es muy pequeña.

La pobreza absoluta afecta a aquellas personas que no tienen unos niveles de ingreso suficientes para asegurarse su sustento, o tienen grandes dificultades para ello. Eso es muy frecuente en países de bajo nivel de desarrollo, no así en países de Europa, incluyendo a España y Canarias. Por lo tanto, el enfoque, cuando nos aproximamos a estudiar la incidencia de la pobreza en los países desarrollados, se basa en el concepto de la pobreza relativa. Es decir, personas cuyos niveles de ingreso no les permiten tener unos estándares de vida relativamente cercanos a lo que es la norma de la sociedad en la que viven. Es relativo al contexto en el que viven. Al final estamos hablando de un concepto distinto. Es más un problema de desigualdad que de pobreza en el sentido en el que habitualmente las personas lo entienden.

En ese sentido, lo cierto es que la situación actual en Canarias, que tiene una tasa de pobreza relativa superior a la media nacional, combina tanto factores coyunturales, es decir, factores que vienen dados por la fase del ciclo económico en el que nos encontramos (entiéndase crisis), como factores estructurales. Estos no tienen tanto que ver con el ciclo, sino que están de forma permanente incidiendo sobre la economía de Canarias.

 

¿Cuáles son estos factores?

Son muchos. La estructura productiva que tenemos en Canarias, por ejemplo, no ayuda a tener una tasa de paro por debajo de la nacional. Esa es una regularidad de la economía regional. Han sido muy pocos años, desde los 50, en los que la tasa de paro se haya acercado a la media de España. La mayor parte de los años hemos estado por encima, por lo tanto, la situación de desempleo es un factor que aumenta la probabilidad de estar en situación de pobreza.

Entre la población ocupada, la que tiene un puesto de trabajo, también encontramos en el Archipiélago una mayor incidencia de la tasa de pobreza, que en conjunto nacional viene a reflejar que no solo tenemos problemas para generar empleos para todos, sino que, además, el empleo que generamos suele ser de peor calidad.

 

Hablamos de precariedad laboral…

Una de las cosas que se encuentra últimamente mucho en los medios es los bajos salarios. Canarias es una de las regiones españolas con mayor incidencia de bajos salarios. Nos encontramos en los últimos años con que personas que tienen trabajo no son capaces de salir de una situación de pobreza relativa. Debemos dejar claro, no obstante, que son los desempleados los que tienen una mayor incidencia de la pobreza. Pero la precariedad tiene más caras. Por ejemplo, la alta rotación, la alta temporalidad, la parcialidad, contratos parciales no deseados…

La contratación parcial ha aumentado mucho en Canarias y en España. Sin embargo, cuando se les pregunta a las personas “¿usted por qué tiene un contrato parcial, porque quiere o realmente desea tener un puesto de trabajo a tiempo completo? Pues, un alto porcentaje de esas personas lo que responde es que no encuentran otro trabajo, lo que se les ofrece es eso. Al final estos factores se conjugan y dan esa situación que en la literatura se conoce como “pobreza laboral”, personas que trabajan pero que aun así están en una situación de pobreza relativa.

 

“Hay que evitar el exceso de influencia de determinados grupos o élites en la regulación de la economía”

 

Los datos reflejan que el 28,5% de ciudadanos canarios están en una situación de pobreza. Dentro de este porcentaje, el 13,3% en pobreza extrema y el 15,2% en pobreza moderada… ¿Estaría al margen la población que se encuentra en riesgo de pobreza?

Respecto a ese 15,2% de la población que se encuentra en pobreza moderada, hablamos de un colectivo que tiene riesgo de entrar, si no se corrige su situación, en pobreza extrema. En cuanto a la pregunta, Eurostat hace unos años sacó un indicador que se llama “Tasa de riesgo de pobreza y/o exclusión social” (AROPE). Esto es la combinación de dos criterios: uno es la pobreza relativa referida a la renta, y a esto se le une otro concepto, el de pobreza carencial. Este se refiere a aspectos o cosas que no podemos comprar o no nos podemos permitir. Por ejemplo, “capacidad para comer carne y pescado alguna vez en semana”, o “capacidad para irse de vacaciones una semana al año”.

Se trata de numerosos ítems que entran dentro de los que ellos conocen como pobreza carencial. Lo que se hace es combinar los colectivos que están en situación de tasa de pobreza relativa más aquellos que tienen problemas de pobreza carencial, es decir, que de todos los ítems que aparecen, tienen problemas en 3 o 4. A esto se le añade otro tercer elemento, que son hogares con baja intensidad laboral. Se trata de un indicador más completo y aquellos colectivos que se vean afectados por al menos uno de estos tres factores, se considera que están en riesgo de pobreza y exclusión social.

 

En cuanto a las administraciones públicas, ¿deberían ser más intervencionistas o dejar que la economía se autorregule? 

 

 

Es una cuestión de carga ideológica. Pero no perdamos de vista que eso que la gente llama “mercados” no son entelequias que existen desde antes de la creación del ser humano. Los mercados no son más que instituciones creadas por la sociedad, las instituciones entendidas como reglas de juego. El mercado ni existe por sí solo ni el mercado laboral español es el mismo que el alemán, porque está regulado de forma distinta, las reglas son distintas. 

Desde mi punto de vista institucionalista, los mercados libres no existen. Son el fruto de determinadas regulaciones hechas por el ser humano, por la sociedad. Otra cosa es que haya más o menos regulación, o mejores y peores regulaciones. Algunos son favorables a desregular lo máximo posible, otros piensan que se debe regular mejor. Al final, al ser regulaciones, uno tiene que ser consciente de quién regula: el poder político. Y, ¿el poder político puede estar sujeto a determinados intereses, grupos de presión, que tratan que la regulación les beneficie a ellos independientemente de lo que pase con el resto de la sociedad? Ahí entran en juego los temas de la gobernanza, la transparencia y la calidad de la democracia, que algunos entendemos que son muy importantes.

¿Cree usted que el poder político está sujeto a intereses?

Creo no, es así. No digo que todos los dirigentes políticos sean unos corruptos, pero que el juego social, político, siempre está supeditado al poder, mayor o menor, que puedan tener los grupos sociales. Pero esto ha sido siempre así, siempre. Lo que hay que evitar es el exceso de influencia de determinados grupos o élites en la regulación de los distintos ámbitos en los que se desenvuelve la economía. Para eso, el Gobierno debería tratar de equilibrar la relación de fuerzas, o tener mecanismos de transparencia y participación que traten de evitar esos abusos de poder.

 

Al tratar con esos ítems referidos a la pobreza carencial, ¿se frivoliza con esta situación precaria?

Estás tratando de considerar si una persona es pobre o no en el contexto en el que vive. Si consideras que tener un electrodoméstico forma parte del estándar de vida esencial de la sociedad en la que vienes viviendo en los últimos 60 años, tiene mucho sentido que se haga así. A lo mejor en otro país del África subsahariana determinados ítems carecen de sentido porque nadie tiene acceso a ellos, pero aquí permitirse comer carne y pescado, tener una dieta equilibrada, mantener la vivienda en una temperatura adecuada, tener determinados electrodomésticos (porque estamos en la era de las TICs y existe la discriminación tecnológica)…

Podríamos entrar a discutir “¿por qué estos y no otros?”, pero no creo que se trate de una frivolización. Simplemente se están tratando de coger ítems representativos del estándar de vida de la sociedad en la que venimos viviendo en los últimos años y estamos tratando de considerar pobres a aquellos que se quedan muy por debajo de esos estándares normales.

 

Por tanto, podemos considerar que esta manera de medir la pobreza relativa es real…

Se trata de arreglos estadísticos para tratar de aproximar una determinada realidad, por supuesto se quedan fuera muchísimas cosas, es el problema que tiene. Volvemos a lo mismo, “¿por qué el 60% de la renta mediana y no el 50 o el 70?”, “¿por qué estos ítems y no otros?”, es criticable, pero detrás hay estudios y un consenso en que esta podría ser una forma más o menos válida de aproximar esa realidad que es la pobreza.

 

«Nuestros abuelos no viven excesivamente bien, lo que estamos diciendo es que, probablemente, los pensionistas del futuro estén peor que nuestros abuelos». 

 

La pobreza está afectando no solo a las personas adultas con posibilidad de trabajar, sino también afecta a los hijos y a las personas jubiladas…

Es un tema curioso. ¿Qué colectivo, por edades, se ha visto menos afectado en España y Canarias durante la crisis? Hablamos de pobreza relativa en ingresos. Han sido los hogares en los que el sustentador principal es un pensionista. Cuando el contexto versa en torno a que todos los empleados del sector de la construcción han perdido el empleo, cuando la inmensa mayoría de trabajadores han visto reducirse su salario, cuando el desempleo se ha disparado por encima del 50% en los jóvenes, cuando los demás empeoran tanto, los pensionistas, en comparación con ellos, empeoran menos. Eso es una mejora relativa. La pobreza relativa se ha comportado mejor en el colectivo de los pensionistas, porque ha sido menos afectado.

Esa es la fotografía del hoy, pero si tú entiendes cómo se está midiendo, sabes que no obedece a que los pensionistas, de repente, hayan mejorado un montón. Las pensiones están congeladas. Y como el IPC crece lo que crece, tu poder adquisitivo está disminuyendo. Pero, ¿qué pasará con los pensionistas en el futuro? ¿quiénes van a ser? ¿cuál es la historia laboral de esas personas? Se trata de personas que han estado mucho tiempo en paro, con contratos temporales, personas que van a cotizar muy poco. Esos son los pensionistas del futuro, ya no solo influye la reforma de las pensiones, que supone una merma en su poder adquisitivo, sino que sus trayectorias laborales van en la misma dirección. Las pensiones del futuro van a ser ridículas. Con lo cual, la tasa de pobreza en ese colectivo probablemente sea mayor.

Hemos dicho que la tasa de pobreza entre los pensionistas, según edades, ha sido la menos afectada en estos años, pero también ha sido la que partía de mayor nivel. Nuestros abuelos no viven excesivamente bien, lo que estamos diciendo es que, probablemente, los pensionistas del futuro estén peor que nuestros abuelos.

 

¿Por qué es tan difícil para la sociedad entender y concienciarse sobre el problema de la pobreza a pesar de los datos escandalosos que hay?

¿Y por qué ante los escándalos de corrupción tenemos la pasividad que tenemos? Yo creo que no es solo en este tema, en general hay una gran desafección por la política, no sé si hay un efecto desánimo, un profundo desconocimiento… ¿Cuántas personas se interesan por saber cuáles son las causas que hay detrás? También hay mucha carga ideológica. Es decir, algunos cojean de un pie, otros de otro, hay muchos factores… Lo que está claro es que hay una escasa movilización social.

 

  JONAY ISAÍ GONZÁLEZ: «El gran reto es estudiar la atmósfera de exoplanetas y detectar zonas de habitabilidad» Jonay Isaí González: “El gran reto es estudiar la atmósfera de exoplanetas y detectar zonas de habitabilidad”

JONAY ISAÍ GONZÁLEZ: «El gran reto es estudiar la atmósfera de exoplanetas y detectar zonas de habitabilidad»
Jonay Isaí González: “El gran reto es estudiar la atmósfera de exoplanetas y detectar zonas de habitabilidad”

Jorge Reyes @jorgemartin77

Luis M. López @luislopez96

Cristina Mahelo @CristinaMahelo

    gestion@360periodismo.com 

El investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y experto en exoplanetas, Jonay Isaí González, analiza los planes futuros del IAC y los recientes descubrimientos, estudios y peculiaridades sobre una materia que suma cada año más astrofísicos especializados y que puede ser la vía idónea para encontrar vida extraterrestre.

 

¿Cómo fue el proceso que se siguió para el descubrimiento, en noviembre del pasado año, de un exoplaneta en el IAC?

Los estudios los estuvo haciendo Alejandro Mascareño como estudiante del doctorado en el IAC conmigo y con el director del Instituto, Rafael Rebolo. Estos se basaban en estudiar la velocidad de la estrella causada por la presencia del planeta y la fuerza gravitatoria que ejerce. Nosotros lo que hacemos es utilizar un telescopio situado en La Palma, el Telescopio Nacional Galileo. Este tiene un instrumento muy preciso que nos permite determinar las velocidades de las estrellas. La estrella va haciendo un movimiento en la dirección en la que nosotros miramos y esa oscilación se puede relacionar con la presencia de un planeta.

Alejandro estuvo estudiando esta estrella durante varios años y tras varias observaciones sucesivas se descubrió que existía este planeta y se abría la posibilidad de la caracterización. Lo primero que hay que hacer es ver si la estrella transita. Nosotros vemos que oscila, pero lo que no sabemos es si el planeta está orientado en la órbita o en el plano que podemos verlo. Para ello tiene que transitar delante de la estrella.

Para mirar esto hacemos lo que se llama espectroscopia y medimos la velocidad radial, luego hay otra metodología que es la de fotometría con la que vemos la luz completa que llega de la estrella. Con estas dos metodologías, la masa que la conseguimos con la espectroscopia y el radio de la fotometría, conseguimos la densidad, la cual nos permite conocer las propiedades básicas del planeta.

 

«En la actualidad podemos decir que conocemos 3.600 planetas fuera del Sistema Solar y algunos tienen masas similares a la Tierra»

 

¿Los descubrimientos de los exoplanetas son comunes en la actualidad?

El primer descubrimiento de un planeta fue en 1995 por parte de Michel Mayor  y Didier Queloz. Esto abrió el campo de los exoplanetas y su descubrimiento. En la actualidad podemos decir que conocemos 3.600 planetas fuera del Sistema Solar y de estos hay unos pocos que tienen masas similares a la Tierra. Suelen ser estrellas mucho menos masivas que el sol como la de Alejandro, es decir estrellas rojas y pequeñas, ya que el efecto es mayor y se pueden ver con la tecnología que tenemos hoy en día.

 

¿Cuál es el gran reto en el campo de los exoplanetas?

El gran reto es estudiar la atmósfera y detectar zonas de habitabilidad en dichos planetas. En el IAC estamos construyendo un espectrógrafo que estará presente en los 4 telescopios que hay de 8 metros en Chile, los VLT. Esto dará un salto de precisión en la búsqueda de planetas en velocidad radial. La idea es que con este instrumento podamos ir en búsqueda de planetas en zonas de habitabilidad, que es el objetivo de muchos de los proyectos de exoplanetas. Todo para responder a la curiosidad humana ancestral de cómo es el cielo o si hay alguna posibilidad de formar vida.

Hoy en día sabemos que casi todas las estrellas de la galaxia tienen planetas, otra cosa es que estén en zona de habitabilidad y que podamos verlos. Aun así, ya estamos empezando a encontrar biomarcadores y a descubrir planetas en estas zonas en las que se dan las condiciones necesarias y la temperatura adecuada para sostener agua en estado líquido.

 

«Se han hecho estudios en los últimos 25-30 años que demuestran que las condiciones de observación en La Palma solo se pueden comparar con las de Hawái y Chile, los cuales diríamos que son nuestros competidores»

¿Qué importancia tuvo el descubrimiento de los siete exoplanetas por parte de la NASA?

Un gran valor. La peculiaridad es que se descubrió por tránsito y es único principalmente porque eran muchos exoplanetas y casi todos eran del tamaño de la Tierra. La estrella es pequeña y tiene siete planetas alineados, de los cuales tres están en la zona de habitabilidad que antes hablábamos.

Otro aspecto novedoso es que se puede medir tanto por espectrografía como fotometría, por lo que se puede estudiar la atmósfera. La dificultad viene porque muchas de las órbitas están en resonancia y a veces varios transitan al mismo tiempo, lo que complica mucho la observación.

 

¿Qué valor añadido tiene el cielo de Canarias con respecto al de otros lugares?

El cielo de Canarias es único porque es muy estable. En la observación astronómica necesitas sitios altos para evitar las nubes, tener cielos claros y también lugares en los que no haya mucha turbulencia. Por ello Canarias, por el clima que tiene, por los vientos y su geografía, es un lugar casi perfecto para la observación astronómica.

Se han hecho estudios en los últimos 25-30 años que demuestran que las condiciones de observación en La Palma solo se pueden comparar con las de Hawái y Chile, los cuales diríamos que son nuestros competidores. Todo esto nos está poniendo en un lugar muy privilegiado de cara al futuro. Como ejemplo tenemos el telescopio de 30 metros americano que querían poner en Hawái. Los hawaianos se niegan a aceptar el proyecto y en Canarias les hemos abierto las puertas. Si se instala en nuestras islas esto cambiaría el paradigma de la astrofísica y de la ciencia en España. El proyecto es enorme y además va a traer muchísimo dinero, puestos de trabajo, tecnología y movimiento empresarial.

Alfredo Cáliz

JOSÉ NARANJO: «África es un concepto que se nos escapa

José Naranjo durante la elaboración de un reportaje sobre manuscritos en Mauritania /

Natalia González @nataliag_vargas / Fotografía de Alfredo Cáliz

    gestion@360periodismo.com 

Marruecos, Mauritania, Gambia, Argelia o Senegal son algunos de los países que José Naranjo, periodista de Gran Canaria, ha recorrido desde 1999, año en el que pisó por primera vez el continente africano con el fin de poner nombre y apellido a sus historias. En la actualidad trabaja como freelance y colabora con medios nacionales como El País, Cadena Ser y Mundo Negro, entre otros. En 2016 fue galardonado con el Premio Canarias Comunicación concedido por el gobierno autonómico. Además, es autor de los libros Cayucos (2006) y Los invisibles de Kolda. El canario ha dedicado gran parte de su trayectoria a estudiar el fenómeno de la inmigración, siguiendo los caminos que los migrantes recorren con el fin de llegar al origen de estos flujos y conocer los ambientes de los países de tránsito.

 

 

¿Cómo valora el tratamiento informativo que dan los medios españoles a las noticias africanas?

Para la comunicación en España, África es el último rincón. En España interesa mucho más lo que sucede en Europa, dado que pertenecemos a la Unión Europea, lo que pasa en América Latina, por los vínculos históricos y políticos, o lo que ocurre en Estados Unidos, por ser la primera potencia mundial y por el impacto que tiene en el resto del mundo. ¿En qué lugar queda África? Es el lugar donde menos presencia de medios españoles hay y de donde menos noticias se publican junto con Oceanía. Pero, dicho esto, también creo que se está produciendo un cambio de tendencia. Hace 25 años la presencia de África en los medios era mucho menor. Había periodistas que se interesaban por un tema concreto, iban y volvían. Ahora no somos muchos, pero algunos residimos ahí o tenemos una presencia más estable.

Hay muchas ventanas que se han abierto, es el caso de medios o páginas independientes como Afribuku, entre otros. Además, están en español, una novedad absoluta de los últimos 5 años. O la experiencia de GuinGuinbali, que fue uno de los primeros. También contribuyen los medios generalistas, con África no es un País, Planeta Futuro, etc. Cada vez dan más espacio. Decir que no hay información sobre África es injusto para mucha gente que está trabajando en ello. 

Pero todavía se mantienen tics del pasado que tienen que ver con un desconocimiento de los contextos. Por ejemplo, para entender los motines militares de Costa de Marfil hay que entender quiénes forman las fuerzas armadas. Esto nos lleva a la guerra y a las elecciones de 2010. A su vez, esto nos remite al golpe de estado y a la Presidencia de Gbagbo en 2002. Para entender lo que pasa, hay que entender la historia. En varios países hay que entender las divisiones étnicas, los recursos que están en juego o cuáles son los intereses. Más que paternalismo hay desconocimiento. Esto provoca que las informaciones tengan enfoques más basados en lugares comunes que en la realidad.

 

La inmigración es uno de los temas principales que abordan los medios españoles en referencia a África. Sin embargo, se presenta como algo negativo. Según un artículo del profesor Mbuyi Kabunda, el 75% de los movimientos migratorios se producen dentro del propio continente. ¿Por qué los medios resaltan ese porcentaje minoritario que llega aquí? ¿Por proximidad o por intereses políticos?

Un poco de todo. En el fenómeno migratorio siempre ha habido un desenfoque muy grande que tiene que ver con su utilización política. Los movimientos de extrema derecha en países como EEUU, Francia o Alemania, tienen en el centro de sus discursos lo que llaman el ‘problema de la inmigración’. Se agita la bandera del miedo haciéndonos creer en tópicos. No es un discurso solo de los medios, sino de toda la superestructura, de la clase política que dibuja un perfil de los inmigrantes absolutamente desenfocado. En realidad, es gente joven que expone su vida para intentar llegar, encontrar un trabajo o enviar dinero, como nosotros hicimos en el pasado y no tan pasado, con todos los jóvenes que tienen que salir del país a buscar trabajo. Lo tenemos tan cerca y no nos damos cuenta de que es lo mismo. Efectivamente, en África la mayoría de movimientos migratorios se producen dentro del continente, pero hay que insistir, seguir contándolo. Hay que superar el tema de las cifras y poner nombre, apellido y rostro a toda esa gente. Es una manera de que la gente empatice. Hay que ir a África, recorrer los caminos que recorren, entender las causas, ir al origen. Ir a los países de tránsito donde ocurren barbaridades, como Libia, es el infierno de la tierra. Esclavitud, secuestros, asesinatos y apenas se cuenta. Es muy difícil trabajar ahí, pero tenemos los testimonios.

¿Qué temas importantes del continente cree que no están teniendo eco en Europa por el silencio mediático?

Solemos ver África como una especie de foto fija. Un lugar oscuro y amenazante en el que ocurren todos los desastres: las guerras, los golpes de estado, las enfermedades, el hambre. Esto parte de una concepción antigua que, afortunadamente, en muchos medios y en muchos países del mundo se ha superado, pero que para una parte de la sociedad se mantiene.

Es un continente que está en plena ebullición. Es el continente más joven del mundo, aproximadamente la mitad de su población es menor de 18 y 20 años, lo que provoca cambios sociales espectaculares. Hay movimientos de asociación de mujeres, de jóvenes, de ciberactivismo, que están cambiando la realidad de muchos lugares. Es cierto que hay una vieja África que se resiste a morir, la de los dictadores y la falta de libertades, pero echo de menos el relato de los cambios, aunque cada vez se cuenta más esta realidad. Hay que insistir, porque esta es la África de hoy y de mañana, que exige que tengamos vínculos más directos con ellos. Superemos el modelo caduco de “tenemos que ir a ayudar”. Puede que tengamos que ir a aprender. Lo que más hago yo ahí es aprender, incluso cuestiones de supervivencia básica que en un contexto de crisis como el que hemos tenido en España serían importantes.

 

El periodismo independiente, una alternativa

El periodismo independiente se ha convertido en los últimos años en una potente alternativa a los conglomerados mediáticos ligados a una estructura empresarial, situándose el soporte digital como una de las herramientas aliadas de esta vertiente de la profesión. José Naranjo trabaja como freelance y, en la actualidad, se ha ganado un hueco en varios medios nacionales de importante tirada, como es el caso de El PaísSin embargo, su trayectoria no ha estado exenta de obstáculos. “Al principio no te cogen el teléfono y no te responden a los mails. Te tienes que ir ganando la confianza de los medios”, asegura. Además, resalta que, como en el resto de variables de la profesión, la credibilidad personal depende de las fuentes y de los procesos que se sigan para elaborar una pieza informativa. La visión de Naranjo respecto a la evolución de esta vía es positiva: “Esto ha mejorado con el paso del tiempo. Con las ventanas que se han ido abriendo se permite publicar temas que hace años era difícil mencionarlos”.

 

Solemos utilizar la expresión ‘países desarrollados’ frente a ‘países en desarrollo’ o ‘subdesarrollados’ para establecer diferencias entre el Norte y el Sur. Hoy estos conceptos están más vinculado a la tecnología que a otros factores humanos. Quisiera que hablase de ese desarrollo humano que tiene África y del que podemos aprender aquí.

Nos gusta mucho meter a los países y a las personas en categorías. Son conceptos que tienen que ver con criterios establecidos desde Occidente. El concepto de civilización de un pueblo debería medirse por cómo tratas al otro. En ese sentido, creo que en África hay unos valores que nosotros no tenemos. Yo veo cómo tratamos aquí a los que llegan y creo que allí hay otro sentido de la hospitalidad.

Me remito al concepto de felicidad. En muchas ocasiones se hacen estadísticas sobre “los lugares más felices”. Se tiende a pensar que la felicidad es tener cosas materiales. Yo me muevo mucho por África y puedo asegurar que hay muchos lugares que son pobres pero son muy felices. Claro que tienen problemas y que les gustaría resolverlos, pero, ¿cómo se mide la felicidad? ¿Realmente se mide en cuanto tienes? No lo creo.

 

¿Cómo se informa de Europa en África? ¿Qué principales diferencias percibe entre los periodismos de ambos continentes?

África es una realidad tan compleja, tan diversa. Estamos hablando de 55 países con procesos históricos y políticos muy distintos. Pero sí creo que, en el imaginario colectivo de muchos países, Europa se percibe con una dualidad. Por un lado, la Europa que fue metrópoli, los países colonizadores: Francia, Inglaterra, Alemania, España en menor medida, Italia, por los que aún se percibe cierto resquemor. Además, esas redes del colonialismo siguen funcionando con el concepto de ‘neocolonialismo’, con la instalación de empresas en el continente que no siempre utilizan criterios éticos en su actuación, sobre todo en la explotación de recursos. Cuando hablamos de países empobrecidos tenemos que saber también las razones, porque estamos hablando de países riquísimos, y muchas veces los recursos son explotados por terceros del Norte.

Por otro lado, Europa también es el lugar del que vienen los impactos culturales, sociales, etc. Por ejemplo, el fútbol europeo es un gran mantra para la gente joven. Todo esto es una vía de entrada para las marcas que entran y calan. Los futbolistas son como dioses. Nadie es más conocido en África que Leo Messi. Europa se percibe como un lugar de opulencia, de riqueza, donde hay de todo. Parece que todo el mundo es rico y ahí te tratan como tal. Muchas veces lo vivo en primera persona, pero lo entiendo. Entonces conviven la visión de esa Europa culpable de todos los males (aunque creo que las élites africanas tienen mucho que ver en el problema); y otra de la opulencia a la que hay que ir en busca de “felicidad o dinero”.

 

¿Sobre qué temas ha percibido más interés por parte de los lectores?

Los medios de comunicación, más que la población, se interesan mucho por conflictos, epidemias, temas que tienen que ver con los trabajos que desarrollan las ONG como la malnutrición, los problemas de género, el cambio climático. Temas que están en la agenda.

Pero yo me llevo también muchas veces sorpresas agradables. Hace poco se dio el primer juicio a un dictador africano por parte de la propia junta africana. Este tema generó interés en la gente. Tenemos la tendencia a pensar que lo que publican los medios es lo que interesa, pero esto es un error. Hay un público objetivo interesado en que le cuenten otra África.

Alfredo Cáliz
José Naranjo en uno de sus reportajes / Alfredo Cáliz

 

¿Cree que Canarias hace una cobertura mediática satisfactoria o insuficiente?

Creo que es insuficiente. En general, en España no se cuenta todo lo que debería. Ahora mismo, hay un problema que tiene que ver con la pesca entre Mauritania y Senegal, Mauritania ha expulsado a los senegaleses del país, que son los que han estado pescando ahí desde siempre. Esto ha generado problemas sociales y conflictos. Sin embargo, en Canarias poco se ha publicado sobre esto. He echado de menos en los medios canarios secciones fijas sobre África, lo que pasa en Marruecos, en Mauritania, en el Sahara, en Cabo Verde, en Senegal, en Mali, incluso en Gambia, necesariamente tiene que interesar. Con la llegada de los cayucos entre 2004 y 2006 hubo una especie de despertar, pero hemos seguido viviendo de espaldas.

Por ejemplo, la Radio Televisión Canaria, la pública, debería tener uno o dos corresponsables estables en África. Se ha ofrecido, hay gente que está dispuesta a hacerlo y la respuesta ha sido ‘no’. Es más importante lo que pasa ahí que lo que pasa en China, en Estados Unidos, y hay un montón de gente cubriéndolo. La cooperación con Canarias ha desaparecido y eso pasa factura. Es un paso atrás desde el punto de vista político y económico.

 

¿Considera que esta escasa cobertura y la baja presencia de periodistas españoles y canarios en África puede tener como causa la escasez de recursos o es una cuestión de prioridades?

Es una cuestión de prioridades. Hay ofertas a medios por un módico precio, no se pide una sede, un contrato, solo tener un mínimo de relación estable con alguien que pueda mandar noticias desde allí. La cornisa atlántica africana debería ser vista en Canarias casi como otra Isla.

“He echado de menos en los medios canarios secciones fijas sobre África”

El lema “África no es un país”, que a su vez da nombre al blog que coordina Lola Huete y con el que colabora, nace de la tendencia de la población occidental a no pensar que se trata de un conjunto muy amplio de países dispares que comparten continente. ¿Cree que los medios de comunicación son los responsables de esta percepción?

Son parte del problema, pero también la educación lo es. En Canarias tendría que haber mucho más contenido sobre África. Hay iniciativas como ‘Enseñar África’ que quieren romper con esta situación. Creo que tenemos que empezar a dejar de hablar de África. Tenemos que empezar a hablar de países o pueblos africanos. África es un concepto que se nos escapa. Si hay un atentado en Londres no decimos ha habido un atentado en Europa, pero si hay una guerra en Congo decimos, hay una guerra en África. Hay que bajar al terreno. No hablar de ‘los inmigrantes de África’, cada uno tiene una realidad diferente.

 

El fotoperiodismo es una vertiente de la profesión que cada vez tiene más influencia, entre otras cosas por la mayor facilidad de recursos. Se ha advertido un cambio en las fotografías que recibimos y la imagen que se da de África, pasando de reflejar hambrunas a mostrar más la cultura, etc. ¿Cómo valora usted esta evolución?

Creo que va relacionado con el gran esfuerzo que se está haciendo por contar la realidad. Los periodistas son artistas, hay fotos que son obras de arte. A veces van incluso un paso por delante de los ‘’plumillas’’. Hay muy buenos fotoperiodistas en África y también muy buenos fotoperiodistas africanos que cuentan su realidad. En Sudáfrica hay una calidad espectacular.

 

Una de las últimas noticias sobre África es la referida al nuevo brote de ébola en Congo, ¿cómo valora el tratamiento mediático que está recibiendo el tema?

El brote de ébola de 2014-2016 afectó a más de 20.000 personas y mató a más de 12000. Tuvieron que pasar 5 o 6 meses desde que se declarara el brote para que el mundo se diera cuenta de la dimensión del problema al que se estaba haciendo frente en Guinea, Sierra Leona y Liberia. Era un problema que, sin la ayuda del mundo, en África por sí sola era muy difícil controlar. No había ninguna experiencia para trabajar en el tema, se produjo un colapso en los sistemas de salud que ya eran débiles. Hasta que no empezó el brote a amenazar a los países occidentales no se produjo esa respuesta.

Ahora estamos hablando de un caso totalmente distinto. Es un brote que se produce en un lugar aislado de la selva, en una zona donde se tiene experiencia para gestionarlo: la República Democrática del Congo. Es el octavo brote de ébola que hay ahí, donde está el Instituto de Biomedicina, el descubridor del Ébola. Saben lo que tienen que hacer. Otra cosa es que hayan reaccionado con suficiente rapidez, todo apunta a que sí. El último brote de ébola del Congo fue en 2014, coincidiendo con la epidemia de África Occidental y se controló, aunque hubo más de 40 muertos. Hoy los científicos saben más del ébola que antes, y hay vacunas. Existen herramientas para controlar ese brote que no existían hace dos años. Todo apunta a que es un brote que se va a poder controlar, a no ser que se expanda a otro país.

En este momento hay un brote de meningitis en Nigeria por el que han muerto más de mil personas. No nos olvidemos del resto de enfermedades como la diarrea o la fiebre amarilla. De esta última hubo un brote en Angola y Congo y no se cubrió.