LA IMPORTANCIA DEL PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN

 

Agustín Yanel @FEsPeriodistas

    gestion@360periodismo.com 

 

La ciudadanía tiene derecho a recibir información veraz, plural y de calidad. Pero este derecho, que está reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la Constitución española y en convenios internacionales, solo puede cumplirse de manera efectiva y ser una realidad plena si existen profesionales que lo hagan posible: los periodistas, que son el instrumento para que la información llegue a la sociedad. Por eso, el periodismo es una profesión imprescindible para la sociedad y la democracia.

El llamado periodismo de investigación no es un género periodístico como tal, porque todo el trabajo que desempeña el periodista debe tener algo de investigación. Sin embargo, se ha convertido en una especialidad que está de plena actualidad en España, sobre todo por los numerosos casos de corrupción política que cada día llenan las páginas de los periódicos, los digitales y los informativos de radios y televisión.

Si no hubiera unos periodistas que investigaron, la ciudadanía no habría conocido el escándalo Watergate, que obligó a dimitir en 1978 al presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, por las informaciones que publicaron Carl Bernstein y Bob Woodward en el Washington Post. Y en España no se habría conocido el llamado terrorismo de Estado de los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), que entre 1983 y 1987 asesinaron a 26 personas en el sur de Francia, algunas de ETA y otras que no lo eran.

Sin periodistas dedicados a investigar probablemente tampoco habrían saltado a la luz pública los delitos por los que ha sido condenado Iñaki Urdangarin, cuñado del rey Felipe VI; las presuntas ilegalidades relacionadas con los expedientes de regulación de empleo en Andalucía; la evasión fiscal del ex senador y extesorero del PP Luis Bárcenas; los numerosos casos de corrupción que afectan a exdirigentes y ex cargos públicos de ese partido; las actividades por las que está siendo investigado Jordi Pujol, su esposa y sus siete hijos…

La esencia del periodismo de investigación consiste en dar a conocer asuntos relevantes de interés general que alguien quiere mantener ocultos. En la mayoría de los casos son hechos ilegales que terminan con alguien en la cárcel, por lo que el periodista que los investiga y su medio saben que se van a enfrentar a presiones de todo tipo, amenazas y denuncias judiciales para obstaculizar su trabajo. 

Eso ocurre en España, pero en otros países se enfrentan a la muerte. En México, por ejemplo, son frecuentes los asesinatos de periodistas que investigan el narcotráfico: en 2016 fueron asesinados 16, según datos de la Federación Internacional de Periodistas (FIP), y solo en los cinco primeros meses de 2017 han asesinado a otros seis. Esto convierte al país azteca en el tercero del mundo con más profesionales de la información asesinados después de Irak y Afganistán.

Cuando se pregunta a los estudiantes de Periodismo a qué tipo de información quieren dedicarse el día que trabajen en un medio de comunicación hay respuestas de todo tipo: deportes, política, economía, cultura, moda, televisión… Los hay que desde el primer momento quieren ser reporteros de guerra o columnistas de opinión, hasta que alguien les dice que eso solamente será posible después de bastantes años de trabajo y experiencia. Con el periodismo de investigación ocurre eso mismo.

Cualquier parcela informativa requiere una especialización. El periodismo de investigación también, e incluso más que en otras áreas debido a las dificultades que existen para buscar la información en ese terreno. Por mucha y muy buena preparación teórica que adquieran los estudiantes en la universidad, deben complementarla con la práctica y la especialización para ser buenos profesionales.

En el periodismo de investigación, igual que en todo el trabajo del periodista, hay que respetar las normas éticas y deontológicas de esta profesión; respetar la vida privada de las personas, aunque sean las protagonistas de un reportaje de investigación; y, por supuesto, investigar un asunto porque tiene relevancia pública y hacerlo para buscar la verdad, sin actuar por intereses personales, económicos, políticos o por la línea editorial del medio de comunicación.

El periodismo de investigación se relaciona e incluso en muchos casos se identifica con el llamado periodismo de datos, que tanto auge está adquiriendo. También con las filtraciones. Pero es mucho más. Al periodista pueden llegarle unos documentos o informes de interés general y, en ocasiones, de ese material surge una noticia relevante. Pero el periodista que quiera dedicarse a la investigación no solo deberá elaborar la noticia con ese material, sino completarla con su trabajo en la calle, con sus fuentes y contrastando los datos, hasta confeccionar una buena historia de investigación.

Agustín Yanel es secretario general de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *