NO SON NUMEROS

Reparto de alimentos en un centro de Santa Cruz de Tenerife / Rita Robaina

 

 

Los editores @360periodismo

    gestion@360periodismo.com 

Los números no suelen mentir. Así lo dicen muchos representantes políticos cuando hablan de algunas cifras que predicen o consolidan una recuperación económica que muchos expertos en economía no terminan de ver.

El problema de esta apuesta por lo objetivo, por el dato supuestamente carente de interpretaciones basadas en la ideología, es que también puede mostrar un retrato de la realidad del que es imposible sacarle el mínimo rédito.

La respuesta de algunos sectores políticos y empresariales a las dramáticas cifras de la pobreza en Canarias –y el conjunto de España– oscilan entre desprestigiar la metodología utilizada para obtener esos datos o culpabilizar a los propios protagonistas de la pobreza por aprovecharse de las prestaciones sociales o preferir el mercado negro.

En cualquiera de los dos casos el objetivo está en negar la mayor: un tercio de la población en Canarias vive en pobreza.

La cifra duele, y resulta inadmisible que en un estado del bienestar se alcancen esos niveles. Y menos aún cuando se presume de un gran crecimiento económico, de un turismo de records y de otras cifras de inversiones atraídas por los incentivos fiscales.

Pero al otro lado de esos números de grandes titulares, duele saber que ese porcentaje son historias reales, de personas que protagonizan una pobreza que tiene demasiadas caras.

Romper el imaginario de la pobreza debe ser el primer paso para afrontarla. Superar esa única vinculación con las personas que viven en la calle y asumir que hoy tener un trabajo o una pensión no es una vacuna contra la pobreza. Y mirar de frente las trágicas consecuencias de esta crisis (suicidios, depresiones penurias diarias…) que, afortunadamente, son abordadas por profesionales y voluntarios que mitigan el impacto de unos números que no mienten.

Consulta el reportaje completo Adiós al Estado de Bienestar 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *