¿POR QUÉ LOS JÓVENES NO VOTAN EN COLOMBIA?

Por Hazly Mozo Rueda / Bogotá

    gestion@360periodismo.com 

El 27 de mayo de 2018 se celebran elecciones presidenciales en el país. El candidato ganador deberá tener la mitad más uno de los votos, porque si no, habrá una segunda vuelta, que se celebraría el 17 de junio de este mismo año.

Después de cuatro años de negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias Colombianas (FARC), el tema de los acuerdos de paz es uno de los más importantes de las campañas de los diferentes candidatos.

 

Thomas: “Yo no voy a votar, todo el poder de la política está a cargo de las mismas familias y siempre están llenas de corrupción”

 

También lo son la corrupción y la precaria economía del país. Pero ni los candidatos más jóvenes tienen un mensaje claro para la población juvenil. La abstención se está convirtiendo en una realidad más que en un fenómeno.

En las pasadas elecciones presidenciales hubo un 60% de abstención. Según el Barómetro de las Américas, seis de cada 10 jóvenes dicen no confiar en las instituciones democráticas y siete de cada 10 piensan que a los gobernantes no les interesan sus opiniones.

El politólogo y profesor de la Universidad Central, Jairo Rivera, asegura que siempre se ha manteniendo niveles grandes de abstención al voto, eso no es nuevo. Rivera lo achaca a una crisis de representación política, ya que, para la mayoría de los jóvenes, la palabra política es sinónimo de «politiquería».

 

Cindy: “La verdad que para hacer filas, como que no, mejor prefiero quedarme a descansar”

 

A los jóvenes pareciera no importarles las cuestiones políticas, y más cuando en este país se considera que las personas de mayor edad son los “indicados para tomar esas decisiones”, puesto que tienen más experiencia y saben cómo es el juego de la dichosa mermelada y la corrupción. Son pocos los que tienen claro las diversas propuestas de las campañas de los candidatos que se postulan en este año.


Para Rivera, “si en Colombia no entendemos la necesidad de reconstruir lo público, lo de todos, y le damos nuestro derecho a las supuestas personas responsables para que elijan por nosotros, estamos en un país que ha sido derrotado por la propia desidia de su sociedad”.


El verdadero problema de no votar, añade Rivera, es que los jóvenes “no aprovechan el único medio por el cual se hacen escuchar políticamente escogiendo un representante”. Pero ante este panorama tan árido dice sentirse esperanzado, porque dice que existen opiniones juveniles con el ánimo de ser parte de una participación tan importante como lo es el voto.

 

Ruddy: “Yo no voto porque no estoy de acuerdo con ninguna de las propuestas”


Por su parte, Carlos Eduardo Guevara, representante al senado por parte del partido MIRA, Movimiento Independiente de Renovación Absoluta, cree que las instituciones políticas actuales no le permiten a los jóvenes participar de forma más activa. Afirma que sí existe una “opinión juvenil”, pero que para que las ideas no se queden en pura opinión, es necesario votar y decidir quiénes son los indicados para representarnos.

Guevara cuenta que su grupo político presentó una propuesta de reforma de ley para darle más importancia a la política juvenil. Por ejemplo, propusieron bajar la edad para ingresar al Congreso, ya que los jóvenes de 20 años ya son profesionales, “con capacidades de aplicar a estos puestos y que buscan un cambio en la política”.

 

Catalina: “Yo voy a votar porque creo que Colombia todavía tiene una salvación y tiene un rayo de luz para que salga detanto caos que vive actualmente”

 

Según una encuesta realizada por la Agencia Central de Noticias (ACN) a más de 60 jóvenes, de 18 años en adelante, al 35,5 % no le parece importante votar, al 14,5% tal vez les parece importante votar y el resto sí son conscientes de la importancia del voto.

El 74,2% de los encuestados no tienen clara las propuestas de los candidatos y esto lo achacan al mal manejo de la comunicación, en cómo exponen sus propuestas, en cómo la mayoría de los postulados apuesta por los medios tradicionales, y no en las redes sociales.

 

Felipe: “Es de la pocas oportunidades que tenemos para tener influencia en los cambios sociales y políticos en nuestros país y creo que es algo que debemos hacer en conjunto”.

Los candidatos no están haciendo un especial hincapié en el problema de la abstención en el país. La compra de votos y la manipulación de los mismos ha sido un fantasma que ha recorrido los últimos comicios. ¿Serán estas unas elecciones diferentes? Tal vez los jóvenes las conviertan en diferentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *